Del plástico se ha hablado persistentemente durante los últimos años, de hecho, se estima que 13,000 piezas de basura plástica se pueden encontrar en cada kilómetro cuadrado del océano, y la fabricación de cuatro botellas plásticas producen un nivel de emisiones de gases de efecto invernadero equivalente a viajar un poco más de 1 kilómetro en un automóvil de gasolina de tamaño mediano. 

Con el pasar de los meses se escucha con más frecuencia el término economía circular, no sólo como una solución al actual sistema industrial de desperdicio infinito en un planeta de recursos finitos, sino también como un paradigma para alcanzar metas más ambiciosas en beneficio de la sociedad. Por este motivo, se ha vinculado la economía circular como estrategia de mitigación contra la crisis climática, puesto que éste es un sistema regenerativo donde los recursos utilizados se recuperan en ciclos cerrados de valor. 

El pasado 2 de mayo del 2019 se celebró la jornada de moda sostenible en el marco de la Semana de la Moda de Gipuzkoa. Dentro de esta semana, que impulsa el desarrollo de la industria de la moda guipuzcoana, la jornada de moda sostenible cada vez está tomando más fuerza, ya que muestra diferentes iniciativas que ya se están desarrollando en este territorio para promover el movimiento Slow Fashion, o moda sostenible.

Existen datos relevantes de la industria textil y, debido a su impacto global, produce repercusiones a través de toda la cadena de valor. Uno de estos datos es el de empleo, ya que crea más de 60 millones de trabajos en todas las fases de la cadena. Además, en los últimos 20 años, las compras de textiles han aumentado 60%. Lo que, sin lugar a dudas, hacen de la industria textil un motor de la economía mundial.

El agua, preciado líquido sin el cual la vida sería inimaginable, ha sido siempre visto como un recurso abundante. Pero no siempre se ha visto de esta manera, tal vez, en momentos de sequía o en algunas actividades industriales se le ha dado el manejo adecuado como un recurso fundamental que debe ser usado eficientemente. No obstante, la creciente demanda por el aumento de la población y otros temas relacionados como el cambio climático, ha puesto en entredicho la disponibilidad de agua potable para llevar a cabo nuestras actividades diarias.

En pocas palabras, la economía circular podría ser resumida como un cambio del modelo económico actual basado en tomar-consumir-desperdiciar hacia un nuevo modelo donde se puedan recuperar los recursos utilizados en ciclos cerrados de valor. Esta definición, aunque se queda corta, en cuanto que no refleja todos los aspectos relacionados con una economía circular, sí define una hoja de ruta que está siendo aplicada en distintos países. Las razones para adaptar la economía circular como estrategia de estado son diversas y pueden ser disímiles, dependiendo de los agentes interesados.

El actual modelo económico en el que vivimos, se ha encargado de promover un consumo excesivo de bienes año tras año. De esta manera, los ciclos de vida de los productos se han reducido cada vez más, lo que ha generado repercusiones medioambientales como la acumulación de residuos y la titánica tarea que conlleva controlar la toxicidad de éstos, generando problemas de gestión y de salud pública.

Página 3 de 4